comprar whisky

¿Porque el whisky sabe a madera?

A la hora de comprar whisky hay una serie de aspectos importantes a tener en cuenta. Uno de los factores más valorados por los amantes de esta bebida es su sabor a madera. ¿Sabes por qué el buen whisky tiene ese toque tan especial?

Los secretos del whisky

El mejor whisky es el resultado de un largo proceso que se puede resumir en los siguientes pasos:

Se deseca la malta y se mezcla con agua a 60 grados. Esto produce un mosto que ha de dejarse enfriar y al que se le añade levadura de cerveza para que fermente.

Una vez frío, se destila. El resultado se pasa a un alambique de cobre para depurarlo. Es cuando el experto desecha los primeros litros provenientes de la fermentación y los últimos. Se queda solo con la parte más pura que ya ha alcanzado una graduación alcohólica del 80 %.

Se pasa a barricas o botas para su envejecimiento. Es habitual que las destilerías las compren a bodegas de Jerez o de Bourbon. Durante este proceso es posible que se añada alguna pincelada de vainilla o de canela. En este proceso es cuando el whisky adquiere su característico color, y por lógica extensión, su peculiar sabor a madera.

El tiempo de maduración

El whisky escocés debe estar en estas barricas un mínimo de 3 años. El de Malta entre los 5 y los 12 como mínimo. A partir de ahí, es posible encontrar grandes whiskies como los de reserva de 25 años. El cuarto de siglo es la fecha límite para poder apreciar todos los matices del proceso arriba descrito.

Los catadores de cada bodega son los encargados de ir controlando el punto exacto de sabor de la bebida. Igualmente, en las catas de expertos siempre sale a relucir el sabor a madera y, especialmente, el tipo de vino o bourbon que esa barrica en concreto ha albergado antes de llegar a esa destilería.

En el caso de las bodegas de Jerez, es habitual que las destilerías adquieran botas de Oloroso o de Palo Cortado, dos grandes vinos que terminen aportando un retrogusto muy especial al whisky resultante. Como curiosidad, los de Malta, Irlanda (el famoso whiskey que destilan 3 veces en lugar de las 2 habituales) y Escocia sí saben a madera. El bourbon no, ya que tiene un regusto mucho más dulce al ser distinta su forma de fabricación.

Esperamos haberte ayudado a conocer por qué el buen whisky tiene sabor a madera y qué produce esta peculiaridad. Podrás hacer tú mismo/a una comparativa adquiriendo uno de 8 años y otro de 25 para comprobar las diferencias. A buen seguro, tanto el aroma como el sabor serán totalmente distintos y te ayudarán a degustar una bebida totalmente diferente en cada caso.

Y decimos degustar porque el whisky de calidad no ha de tomarse como si fuera agua. Hay que sentarse con tranquilidad, dedicarle su tiempo, dejar que su sabor te invada toda la boca y apreciar así todos los matices entre los que, como hemos comprobado, siempre destacará su sabor a madera.

 

Deja un comentario

Your email will not be published. Name and Email fields are required.