restricción de coches Madrid

¿Cuántas ciudades se sumarán a las medidas contra la polución en los próximos años?

La contaminación atmosférica y acústica es uno de los grandes problemas a los que se enfrentan las grandes ciudades de todo el mundo. La restricción de vehículos en Madrid que se aplicó, por primera vez, en febrero de 2016, es una medida destinada, precisamente, a contrarrestar los altos niveles de agentes contaminantes en la atmósfera en determinados momentos. Esta iniciativa no es exclusiva de la capital de España, sino que se aplica también en otras ciudades, junto con otros protocolos, sistemas y campañas de reducción de la contaminación.

La lucha contra la contaminación en las grandes ciudades

Tan solo en Europa ya existen, al menos, 200 ciudades que aplican diversos tipos de medidas contra la polución. Países como Alemania o Italia son los más restrictivos, pero otros como Holanda, o incluso un gran productor de petróleo, como Noruega, ya se han puesto también manos a la obra. Por ejemplo, en Noruega ya ha fijado el año 2015 como la fecha tope para permitir la venta de vehículos diesel y gasolina. Es decir, todo el que quiera comprarse un coche allí deberá optar por uno de cero emisiones.

En la misma línea, París ya ha manifestado que en 2030 prohibirá que por sus calles circulen coches propulsados por gasolina. Mientras que el gobierno del país galo pretende que en 2040 los vehículos diesel y gasolina en sus carreteras sean ya cosa del pasado. Parece un escenario lejano y difícil de cumplir, pero las autoridades de estas ciudades y países saben lo mucho que se juegan y están decididos a cumplir con estas propuestas. En Estocolmo tampoco se quedan atrás, de hecho, fueron de los primeros en establecer medidas concretas contra la contaminación en el año 1996.

Barcelona quiere poner limitaciones a la circulación

Dentro de nuestras fronteras, otra gran ciudad como es Barcelona también se marca un calendario de restricciones y medidas contra la polución. En su caso, pretende prohibir en 2019 que circulen por sus calles las furgonetas que se haya matriculado con anterioridad al 1 de octubre de 1994. Y también los turismos que sean de antes del 1 de enero 1997.

Otro modo de fomentar la venta de coches cero emisiones es mediante incentivos fiscales o descuentos para su compra. O también, como hace Londres, con impuestos específicos de 800 euros a la hora de adquirir coches diésel. La capital londinense también restringe el tráfico en el centro e incluso aplica peajes para aquellos que, pese a todo, quieran acceder con su vehículo. Una medida que se aplica desde el año 2005.

En cuanto a Berlín, fue en 2008 cuando se empezó a aplicar la “zona medioambiental”. Es decir, tan solo los coches con una matrícula “verde” pueden acceder al centro de la ciudad.

Otra capital que sufre congestiones constantes es Roma. Allí, como también hacen en México D.F., restringen la circulación para coches con matrículas pares o impares en los días de más contaminación. Además, en las zonas más céntricas tan solo pueden circular los vehículos eléctricos o los autorizados.

La contaminación es un problema de hoy y las grandes ciudades empiezan a aplicar medidas para atajarlo cuanto antes.

Deja un comentario

Your email will not be published. Name and Email fields are required.